Volver a Noticias
 
16.04.2018

¿Hasta qué edad se puede solicitar una hipoteca?

Hay opciones de pedirlas incluso a los 60 si se dan las condiciones necesarias


Los jóvenes son los que más suelen solicitar financiación a bancos para poder adquirir una vivienda. Sin embargo, no son ni mucho menos los únicos que lo hacen. Actualmente, una hipoteca está al alcance de personas de más de 50 años o incluso a los 60. Ahora bien, deben darse las condiciones idóneas para ello.

Hoy en día, no hay un criterio único que valga para asegurar si un cliente puede o no acceder a un préstamo hipotecario en función de su edad. Y es que en el cálculo entran en juego una cantidad importante de variables. Además, cada entidad bancaria dispone de sus propias políticas de riesgos para fijar estas condiciones.

Así pues, ¿cómo podemos determinar si estamos a tiempo de solicitar una hipoteca y, además, que nos la concedan? Uno de los puntos de partida para conocer la edad máxima en la que se puede conseguir un préstamo es tener en cuenta a ambos solicitantes, si hablamos de una pareja o un matrimonio.

¿En quién se enfoca la entidad bancaria para determinar la edad máxima? En algunos casos se tiene en cuenta al solicitante de mayor edad, mientras que otros bancos se fijan en el de menor edad. En otros casos, otras entidades ponen el foco en quién tiene más ingresos. De este modo, si hay por lo menos dos personas terminará dependiendo del banco al que uno se dirija. Así, es clave ser consciente de los criterios de distintas entidades para comparar y elegir el más idóneo para cada caso.

En el caso de un solo solicitante, el requisito de referencia que se tiene en cuenta es que la edad, junto al plazo del préstamo, no exceda de un periodo de tiempo concreto. Normalmente, este se fija en los 75 años.

Otro factor importante a la hora de pedir este crédito es la capacidad de endeudamiento del solicitante o solicitantes. Aunque la norma dicta que la cuota no debe sobrepasar el 35% de los ingresos mensuales para que se pueda satisfacer con comodidad, las entidades bancarias son conscientes de que, cuanta más edad, mayor debe poder ser la capacidad para endeudarse.

Por último, otra de las variables fundamentales es el denominado ‘Loan To Value’ (LTV). Este término determina el porcentaje del precio de la compra que está dispuesto a financiar la entidad bancaria. Actualmente, el criterio más habitual es que la hipoteca represente un máximo del 80% del precio de compra (Qualiservice tiene la posibilidad de financiar hasta el 100%), lo que significa que del otro 20% restante, junto a los gastos de la compraventa (registro, notario, impuestos, etc.) se ocupará desde el inicio el cliente.

Si quieres conocer los gastos derivados de la contratación de una hipoteca, te recomendamos este artículo.

Este sitio web usa cookies analíticas con la finalidad de analizar las visitas de la web y la realización de estadísticas del sitio a través de Google Analytics. Si sigues navegando nos autorizas a su colocación. Saber más