Volver a Noticias
 
13.02.2018

¡Nos vamos a vivir juntos!

Consejos para ir a vivir con tu pareja sin enfadarnos


¿Os invade el espíritu de San Valentín? ¿Os profesáis amor eterno? ¿Ir a vivir juntos es ya cuestión de tiempo? ¿Incluso ya habéis localizado vuestro nidito, puede que a través de Exes-Grupo Expofincas? Pues bien, tomaos un respiro y poned orden a todo lo que necesitáis para dar el paso. Aquí os dejamos algunos consejos para dar forma a vuestro hogar sin morir en el intento.

Cosa de dos

Parece una perogrullada, pero a este juego no se puede jugar solo. Ambos tenéis algo que decir, todas las opiniones son válidas. Así que parad, conversad y exprimid vuestra imaginación. Pensad en los muebles que os gustaría colocar en vuestro hogar sin olvidar el presupuesto de que disponéis. Cuando ya tengáis vuestro primer esbozo, tomaos un tiempo para reconocer el espacio que queréis llenar.

Habrá que tomar medidas…

No hay que precipitarse. Antes de nada, hay que conocer bien el terreno. No es otra cosa que hacerse con metro, papel y boli y coger medidas a todas las estancias del hogar. De este modo, os ahorraréis alguna que otra engorrosa ida y venida a la tienda de muebles. ¡Y no solo en plano! Medid también la altura de las habitaciones, que todo cuenta para aprovechar el espacio disponible.

Hacer listas de todo

Recopilar y anotar todo lo que necesitaréis es el mejor consejo que podemos daros. Será la forma de no enloquecer y encontrarse con un montón de cosas que ni os sirven ni sabéis donde poner.

Cada espacio requiere de su planificación. Priorizad aquellos elementos que necesitáis para empezar a vivir. Y en algunas de ellas, a pesar de que el presupuesto pueda ser escaso, es recomendable no ser tacaños. El principal es un buen colchón: agradeceréis tener una buena base de descanso y prescindir de otras cosas accesorias. También es básico el sofá, incluso plantearse la opción de un sofá-cama para acoger visitas en esta primera etapa de convivencia en pareja.

Repartirse el territorio

A menudo, la repartición del espacio de los armarios es origen de discusiones de las parejas. Cada uno quiere más que el otro o por lo menos asegurarse suficiente espacio para toda su ropa y cachivaches. Para no pillaros los dedos, os aconsejamos comenzar con una repartición equitativa del espacio (si uno de los dos no consigue llenarlo tendrá la satisfacción de cederlo al otro y quien sabe si merecer alguna compensación en otro aspecto de la vivienda). Además, podéis tirar de multitud de separadores, baldas, cestos y todo tipo de accesorios para aprovechar al máximo el espacio.

El santuario de cada uno

Aunque sea un pequeño rincón de la casa, será bueno que cada uno de los miembros de la pareja tenga un espacio donde situar algunas de sus cosas: libros, pelis, discos, la colección de turno, etc. Sabréis encontrar esa ubicación para colocar vuestro ‘templo’.

Dosificar las compras

No comprar todo el primer día es una buena elección para conseguir dotar de un carácter especial a vuestro piso. Además, os reconfortará tener espacio para ir rellenando con las experiencias que vayáis viviendo con el paso del tiempo, de modo que vayáis construyendo vuestro hogar con las vivencias, recuerdos y decoraciones que en cada momento vayan enriqueciendo vuestra vida.

¡Que seáis muy felices! Por cierto, si aún estáis en pleno traslado, no os perdáis las mejores canciones para hacer una mudanza.

Este sitio web usa cookies analíticas con la finalidad de analizar las visitas de la web y la realización de estadísticas del sitio a través de Google Analytics. Si sigues navegando nos autorizas a su colocación. Saber más